viernes, 2 de diciembre de 2011

Introducción

Muchas personas alardean de que el uso de las plantas medicinales es inocuo, está cometiendo un gravísimo error. El uso de plantas medicinales no es inocuo.

La literatura común y corriente habla acerca de las bondades de las plantas, mas no de los efectos indeseados que ocurren cotidianamente.

La incertidumbre es que ¿por qué si las plantas medicinales son utilizadas mayormente en la medicina popular, no hay seguimientos, ni estudios adecuados, con respecto a los tratamientos? Por lo consiguiente no se reportan efectos colaterales ni precauciones que hay que tener con ellas, los hay, pero no se les describe adecuadamente.

Por otro lado existe un dilema que no tiene respuesta y es el hecho de que las empresas que comercializan plantas medicinales o preparaciones a base de estas, no tienen (en su inmensa mayoría) rigor científico, por lo mismo; son vendidas con etiquetas con escritos muy pequeños, que rezan frases como “esto es un producto alimenticio” y “este producto no es medicina”; sin embargo las propagandas masivas (radio. televisión) hacen creer que son productos que por sí solos curan hasta las enfermedades que la medicina no lo puede hacer.

Es por esto que es una necesidad, estudiar la Fitoterapia desde una perspectiva seria, que permita establecer parámetros adecuados para el beneficio de la salud de las personas que utilizan las plantas medicinales.

No está demás mencionar que la directiva de la OMS del 22 de junio del 2004, en la cual se habló de China; país en donde el uso de plantas medicinales es ancestral y masivo, se reportaron para esa fecha cerca de 14000 casos de reacciones adversas por uso de plantas medicinales, lo que nos llama a la reflexión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada